princesaurio

Things I Never Learned In High School

  • How to do taxes
  • What taxes are
  • How to vote
  • What political parties are
  • How to write a resume/cover letter/anything related to getting a job
  • How to write a check/balance a check book
  • Anything to do with banking
  • How to do loans for college
  • How to jump start a car or other basic emergency things
  • How to buy a car or house

but I’m so glad I know the fucking pythagorean theorem

thank you

princesaurio
moonythemarauder:


Okay…
HOW DOES THIS HAVE SO MANY NOTES?
Do you want a fucking cookie? I am so sick of seeing the “Special Snowflake” syndrome all over Tumblr. Are we supposed to be impressed that you aren’t into sex, boys, make up, or going out? You’re trying to celebrate your “uniqueness” or “originality” by comparing yourself to others and looking down on them for liking what they like. 
Also, Girls at my school vs. Me? Are we really going to go there?
The girls you are seeing as shallow and typical are just as passionate and as happy and as full of life and as complex as you are, and yet you’re trying to degrade them by depicting them as girls with blonde hair and big tits, like it’s a bad thing. 
You’re not a better person if you wear sweatshirts instead of dresses.
You’re not a better person if you eat a cheeseburger instead of a salad.
You’re not a better person if you read Shakespeare instead of Seventeen. 
You’re not a better person if you make shit like this graphic in the first place to demonstrate how special you are. 

moonythemarauder:

Okay…

HOW DOES THIS HAVE SO MANY NOTES?

Do you want a fucking cookie? I am so sick of seeing the “Special Snowflake” syndrome all over Tumblr. Are we supposed to be impressed that you aren’t into sex, boys, make up, or going out? You’re trying to celebrate your “uniqueness” or “originality” by comparing yourself to others and looking down on them for liking what they like. 

Also, Girls at my school vs. Me? Are we really going to go there?

The girls you are seeing as shallow and typical are just as passionate and as happy and as full of life and as complex as you are, and yet you’re trying to degrade them by depicting them as girls with blonde hair and big tits, like it’s a bad thing

You’re not a better person if you wear sweatshirts instead of dresses.

You’re not a better person if you eat a cheeseburger instead of a salad.

You’re not a better person if you read Shakespeare instead of Seventeen. 

You’re not a better person if you make shit like this graphic in the first place to demonstrate how special you are. 

whiddlesmort

La pura verdad sobre Mexico y los mexicanos

lorogomo:

LA DIFERENCIA

Por Francisco García Pimentel Ruiz
 
Pasé un año en Inglaterra; un país de primer mundo. Fui allí a estudiar una Maestría, porque se reconoce como uno de los países con mejor calidad de vida, más profunda cultura, una increíble historia y gran nivel de estudio.
 
¿Saben lo que me encontré?
 
Me encontré un país increíblemente hermoso; pero, como todos, con políticos de derecha e izquierda corruptos e impopulares, con problemas de discriminación grave, con terrible depresión económica, con la mayor tasa de desempleo en décadas, con problemas de migración, con asesinatos y con robos. Un país con leyes absurdas, con famosos ridículos y vulgares, con periódicos de porquería. Un país que enfrenta actualmente una guerra que no se puede ganar contra enemigos que él mismo ayudó a crear. Un país con pobreza, con desigualdad, sumido en el individualismo y la relatividad.
 
Es decir, un país como todos, con muchos problemas, que en muchas cosas se parece a México.
 
Digo eso y la gente me pregunta a menudo: Entonces ¿cuál es la principal diferencia entre México e Inglaterra? Y yo les digo: primero, el concepto de patria. Segundo, el concepto de trabajo.
 
Me explico:
 
Primero, los ingleses son gente que está orgullosa de ser inglesa. No de dientes para afuera, ni sólo en el mundial, ni sólo en las celebraciones patrias. No sólo para echar balazos o mentar madres. Están profundamente orgullosos de su tierra y de su patria.
 
Ellos se sienten, por eso, obligados hacia su patria. Uno de ellos me lo dijo con claridad: para cada inglés, su casa es su castillo. Por ello, es verdad que son limpios, cuidadosos y ahorrativos. Porque ellos quieren aportar al país y no se sientan a esperar que el país les de todo.
 
Ellos saben que hay políticos buenos y malos, fresas y populacheros, de izquierda y de derecha. Con respecto a eso, votan y opinan. Pero ante todo, participan en sus comunidades a nivel local, promueven la cultura en sus colonias y no se sientan a esperar que todo venga desde arriba. Inglaterra es un país que, a nivel local, es dirigido y activado por los ciudadanos; no por la elite política ni por la familia real.
 
Creo que entienden el concepto de patria, de nación, de república. La patria, para ellos, es de todos. Y eso trae derechos pero, sobre todo, obligaciones. Pagan sus impuestos, ayudan en su colonia, participan en la política, no compran pirata, no dan ni piden mordida, hablan y discuten entre ellos y luego se toman una taza de té.
 
Jamás escuché a un inglés (y conocí muchos), hablar mal del gobierno o de su país en general frente a mí. Luego uno de ellos me explicó que ellos no suelen hablar mal de su país frente a extranjeros. Cuando alguien de otro país viene a Inglaterra, encuentra, por ello, un país mágico, desarrollado, limpio y alegre. Da la impresión, para el visitante, de que Inglaterra es un país de ensueño.
 
¿Saben eso qué provoca? Más turismo, más inversión y… más orgullo.
 
Segundo: los ingleses trabajan. Trabajan mucho. Valoran la importancia del trabajo, desde el punto de vista del trabajador y desde el punto de vista del empleador. Pagan buenos sueldos y trabajan jornadas completas. No están tratando de fregarse uno al otro y, ¿saben? Las empresas funcionan. La gente se siente segura en su empleo y el patrón se siente contento con sus empleados.
 
¿Saben eso qué provoca? Más desarrollo, más satisfacción y… más orgullo.
 
Luego volví a México. Un país, como todos, con políticos de derecha e izquierda corruptos e impopulares, con problemas de discriminación grave, con terrible depresión económica, con problemas de migración, con asesinatos y con robos. Un país con leyes absurdas, con famosos ridículos y vulgares, con periódicos de porquería. Un país que enfrenta actualmente una guerra contra enemigos que él mismo ayudó a crear. Un país con pobreza y con desigualdad.
 
O sea, un país como todos.
 
Sin embargo, llevo apenas un mes y ya estoy HARTO de que todos se estén quejando todo el tiempo y de que hablen siempre mal de mi país. Estoy harto de que la gente piense que este es un país subdesarrollado, se dedique a hacer huelgas imbéciles y hacer comentarios sobre lo mal que está todo, sobre lo inepto que es el gobernante en turno, sobre lo malos que son los programas de la tele.
 
Estoy harto de que el taxista, el guía de turismo y todos los que atienden a los visitantes, no hagan más que quejarse de lo mal que está la situación. ¿No saben que el turismo y la inversión extranjera son dos de las principales herramientas para el desarrollo del país? Me desespera que este país esté sumido en la intolerancia y en el pesimismo.
 
Por eso te vengo a decir lo siguiente:
 
México es uno de los países más espectaculares y bellos del mundo. Cualquier europeo daría la vida por tener unas playas tan increíbles, una riqueza tan infinita, una variedad tan rica. ¿Somos los únicos que no nos damos cuenta de nuestra propia riqueza cultural, histórica y, sobre todo, humana? El día de hoy, México cuenta con el mayor PIB de su historia, una de las menores tasas de desempleo desde hace décadas, una inflación que nuestros papás no podrían haber soñado, una inversión privada en constante crecimiento y una infraestructura que, créeme, no es mucho peor que la del primer mundo. En Inglaterra también hay baches y los camiones se retrasan a veces.
 
Si tú crees que México está peor que nunca, una de dos cosas: o has perdido la razón o has perdido la memoria. Pregúntales a tus papás. Pregúntales lo que valía su voto, lo que valían sus ahorros, lo que eran las carreteras. Pregúntales cuántos estudiaban la universidad o la prepa hace cuarenta años.
 
No soy idiota. Sé que tenemos problemas, muchos y graves. Pero tienes que saber que no somos ni los únicos ni, de lejos, los peores. Hoy México está mejor que nunca en muchos aspectos, y tiene que seguir creciendo.
 
Por eso, te pido sólo una cosa: piénsalo dos veces cuando hables mal de tu patria. Entre broma y broma, te la vas a acabar creyendo, y luego tus amigos, luego tus colegas, tu comunidad, tu país. Y luego el mundo.
 
Opina, grita, haz lo que quieras. Pero sobre todo, trabaja y siéntete orgulloso de vivir en un país en donde la gente se cuida, los peatones sonríen, la comida es deliciosa, la cultura es mestiza, las iglesias están llenas, las playas son cálidas, las montañas son majestuosas, las familias están unidas y el clima es fenomenal.
 
¡Ya quisieran poder decir eso los ingleses!

guacamori

La fiesta brava. ¿Deporte o tortura?

enfantmort:

Hoy estaba zappeando la tele en la mañana (algo que no suelo hacer.. ya que nunca en mi vida me despierto temprano por gusto) y me topé con este programa pedorro llamado Matutino Express. Sí, odio a los conductores. Uno de ellos (el del comercial de cerveza) me caga como el peinado de pambazo de las reguetoñeras, pero el día de hoy tuvo una opinión muy interesante.

¿Está la fiesta brava desensibilizando a la gente?

Quiero establecer una cosa antes que nada: no quiero juzgar a nadie. Cada quien tiene un punto de vista distinto y le cosas cosas diversas, así que si me estás leyendo y te gustan las corridas de toros no te ofendas. Anyway, moving on. 

Tristemente no podemos eliminar las corridas de toros así como así. Detrás de la masacre taurina y los litros de sangre derramados por mera diversión existen personas cuyos empleos llevan pan a las mesas de sus familias cada noche. Jornaleros, ganaderos e incluso peces gordos dueños de las plazas de toros. Todas esas personas dependen de la muerte de los toros para obtener dinero con en el que podrán mantener a sus familias. Sería cruel quitarles el empleo así como así, ¿o no? Además el hecho de que trabajen en ello no significa que lo aplaudan o que estén de acuerdo siquiera.

Sí, para mi la fiesta brava no es un deporte. Se me hace cruel el matar un animal por diversión, por el mero afán de verle sufrir mientras su sangre corre en pequeños ríos humedeciendo el suelo. Para mi no es más que una demostración de impiedad fomentada por el morbo y alimentada por compañías que desean vender sus productos. Porque en una corrida la gente no sólo va y observa. Compran cerveza y chucherías para disfrutar la iniquidad de los actos de los toreros. ¿Pero qué es lo que hace que la gente goce con el sufrimiento? Es sencillo: alguien le dijo que estaba bien. No quiero meterme en rollos del bien y el mal, porque el bien y el mal son tan subjetivos como el arte. No existe tal cosa como el bien y mucho menos el mal; existen hechos y situaciones que favorecen o perjudican a individuos y seres en diversos momentos a lo largo de sus vidas.

Alguien debió decirle a ese sujeto que no se pierde una corrida que era -bueno- el ver a ese animal en específico, el toro, desangrarse hasta caer desfallecido. ¿Pero que pasa cuando ese sujeto es amante de los perros? Si ve la masacre de un canino como si fuera un toro, se sentirá ofendido. Y la razón está en que alguien le dijo que no estaba -bien- el herir a su mascota, por el simple hecho de ser su mascota.

Uno no puede ir por ahí juzgando esas cosas, porque detrás de cada sujeto existe una vida, una familia y un medio ambiente probablemente muy distinto al nuestro. Pero cabe resaltar que sí podemos sensibilizar a las futuras generaciones acerca de los derechos animales. Yo no estoy en contra de matar animales para comerlos (digo, llega un momento en el que es necesario) pero sí en maltratarlos para luego asesinarlos. Existe una diferencia entre matar y asesinar, y ésta radica en la manera en que le arrebatamos la vida a otro ser.

En lo personal me enferma la algarabía en los festejos de las corridas, pero es algo que no puedo cambiar de un día para otro. Pero sí puedo oponerme a ello rotundamente y educar a mis hijos en un ambiente pro-animales. Algo que nos cuesta mucho entender es que no podemos cambiar a nuestros padres, sólo a nuestros hijos

Y regresando al tema, el otro sujeto del programa comentó con sorna que los mexicanos tenemos doble moral porque estamos en contra de los toros pero en pro del aborto. Seriously, dude? No hay un punto de comparación. Y eso es otra cosa que me hincha las pelotas. Que las personas saquen a relucir otro tema que claramente no tiene relación con lo que se está discutiendo en primer plano es sumamente frustrante, hasta el hecho de dar el diálogo por terminado con un rotundo “cierra la boca.”

El hecho es que si las corridas de toros son un deporte o una tortura eso nadie lo puede saber a ciencia cierta; todo depende del cristal con que se mire. Para mi es una tortura, un acto de crueldad que no merece halagos y mucho menos recompensas.